Manifestaciones fundamentalistas, de Trump a Bukele

508

Las últimas acciones del presidente salvadoreño contra la Asamblea Legislativa de este país, reflejan su actuar fundamentalista en el ejercicio del poder, al irrumpir en el salón de sesiones del legislativo, respaldado por soldados del ejército y elevar una oración a Dios, después de amenazar a los diputados con frases como; “ya saben quién tiene el control aquí” y, “si quisiéramos apretar el botón solo apretamos el botón, pero yo le pregunté a Dios y él me dijo paciencia”.

Estas actuaciones mediáticas, dejan entrever, el abuso de mensajes fundamentalistas por Bukele: evocar a Dios con el respaldo de las armas; montajes con luces; cámaras; maquillaje; ubicaciones estratégicas, Bukele sentado en la silla del presidente del Parlamento, son acciones anti democráticas iguales al golpe de Estado en Bolivia, que también fue respaldado con un toque mediático fundamentalista, como la quema de la Wiphala, símbolo de la comunidad indígena y el levantamiento de la biblia, símbolo del establecimiento de un nuevo sistema.

Fundamentalismo impregnado de misoginia, homofobia y racismo, también utilizado en sus discursos por el presidente brasileño Jair Bolsonaro, exaltando a sus aliados cristianos evangélicos, misma actitud tomada en otro país de América, en Estados Unidos, esta vez enalteciendo al mismo Dios de Bukele, Áñez y Bolsonaro por otro personaje, Donald Trump, a través del judaísmo y a sus personajes más racistas y xenofobos; el lobby sionista.

Estos personajes que enaltecen el poder desde la relación única con Dios, utilizan estos mensajes fundamentalistas para intimidar y reflejar en una sociedad providencial, el ejercicio del poder a través de las armas para imponer sus intereses económicos sobre la constitucionalidad del Estado, anteponiendo el poder divino concedido por Dios a ellos y a sus seguidores.

Las acciones antes expuestas debelan el uso desmedido de la fuerza y las armas, “bendecidas por Dios”, como una condición que no se cuestiona, solo se ejecuta. Estas situaciones reflejan la visión oligarca y medieval que desean volver a imponer. A esto se suma el asesinato y asedio de líderes sociales; políticos, ambientales y de derechos humanos en Honduras, Colombia, Perú, Ecuador y Chile, países también gobernados, como los anteriormente mencionados, por el neoliberalismo.

El actuar fundamentalista de Trump y sus socios en la región, es un retroceso democrático, una acción no solo neocolonialista, sino también una nueva evangelización, dos condiciones que desean establecer, para ejercer el poder en nuestros países a través de un Estado providencial, garantizando el saqueo de nuestros recursos a favor de un imperio empresarial norteamericano.

Por: Jorge Luis Torres

Comments are closed.