Cortázar y la Orden Cultural Rubén Darío

378

El 6 de Febrero de 1983, Julio Cortázar, el escritor argentino perteneciente al movimiento del boom latinoamericano. Recibió de manos del Cmdte. Daniel Ortega, presidente de la nación, la Orden de Independencia Cultural Rubén Darío, máxima distinción para los artistas en Nicaragua.

El escritor argentino fue un internacionalista, enamorado de la Revolución Popular Sandinista. Un amigo del pueblo nicaragüense.

Por ello dedicó a Nicaragua, y a la Revolución, el libro: “Nicaragua tan violentamente dulce”.

A continuación presentamos algunos fragmentos del discurso que brindó en aquella ocasión:

“Recibir del pueblo sandinista de Nicaragua la Orden que su dirigencia me confiere esta noche no es solamente una distinción ante la cual todas las palabras me parecen como espejos empañados, como inútiles tentativas para comunicar algo que está mucho antes y también mucho más allá de ellas”.

“Para mí, la Orden Rubén Darío no es solamente esa alta distinción, sino que representa algo así como el fin de un larguísimo viaje por las tierras y los mares del tiempo, el término del periplo de una vida que entra en su ocaso sin ningún orgullo pero sin bajar la cabeza”.

Cortázar fue un gran escritor, pero además fue un hombre humilde y comprometido con la causa de la liberación de los Pueblos. Un amigo, un hermano de nuestra Nicaragua, ¡Bendita y siempre libre!

Comments are closed.